Por la calle real:
Los desafíos del 2017 a la Universidad
Por: Fortunato González Cruz

8 enero, 2017 CIEPROL

Los desafíos del 2017 a la Universidad

La Universidad de Los Andes abre un nuevo año con más amenazas que nunca casi todas provenientes de agentes del gobierno formados en sus aulas. En sus años de estudio fueron fichas de grupos extremistas radicales que encontraron en el ambiente autonómico ulandino el espacio de libertad que les niegan a quienes no piensan como ellos. Cabe preguntarse por qué no hemos sido capaces de transmitirles a todos los estudiantes los valores de una democracia plural y de la falsedad de sus trasnochadas ideologías. Esta pregunta tiene más impacto en los estudios de la ciencia política que debería tener más claro y con mayor eficacia la siembra de los valores de las democracias modernas. ¿Es posible hacer esta reflexión? ¿Es posible una revisión a fondo de los estudios de al menos filosofía, derecho y ciencia política?

En cuanto al gobierno de la ULA ¿Será posible reconciliar a las cuatro autoridades rectorales para hacer más coherente y eficaz el gobierno de la institución? ¿Que funcione efectivamente el Equipo Rectoral y agilice cuestiones académicas que no debieran esperar al Consejo Universitario? ¿Provocar la realización de las elecciones de sus autoridades? Las fuerzas antiuniversitarias son poderosas y demandan unidad de mando académico y la participación activa de toda la comunidad universitaria de modo que en su defensa confluyan profesores, estudiantes, trabajadores y egresados, con el pueblo andino y sus instituciones.

La Universidad de Los Andes tiene un papel importante en la restitución de los valores consagrados en la Constitución, en la reconstrucción de la sociedad fracturada y empobrecida, en la reinstitucionalización democrática, en la formación de una dirigencia política de calidad y con firmes valores democráticos comprometida con los intereses y aspiraciones de las comunidades. Tiene por tanto una gravísima responsabilidad que le obliga a revisarse globalmente pero mucho más en lo que hace con sus estudiantes en términos de valores. Quizás los profesores tengamos más que aprender de nuestros alumnos quienes, pese a haberse formado en estos aciagos años, en su inmensa mayoría hacen un gran esfuerzo para sobrevivir a la crisis y formarse, que esperan de sus profesores el cumplimiento de sus obligaciones, sabiduría y respeto.

Los desafíos son muy grandes que demandan mucha claridad de objetivos, mucho esfuerzo académico, capacidad de comprensión y amplitud para discutirlo en las aulas de clase de acuerdo con la naturaliza de cada unidad académica y con la visión amplia de pertenencia a una misma institución. La Universidad de Los Andes tiene grandes fortalezas cuya administración responsable está en manos de su comunidad de profesores, estudiantes y trabajadores. Ojalá podamos contribuir más y mejor en la construcción de un mejor futuro para los venezolanos


Fortunato González Cruz

Siga el enlace para descargar el documento PDF